Muchos ciudadanos de distintos lugares de procedían se caracterizan por su habla. Está comprobado científicamente que cada individuo es distinto, por lo tanto, que cada ser tenga su propio registro no debería ser algo fuera de lo común. Pienso que en el concepto de registro interfiere mucho la impresión que tiene una persona hacia otra. ¿A qué me refiero? Supongamos que tu conociste a una muchacha joven, de buen estilo y un poco tímida en un grupo de estudio junto al director de la biblioteca. Ella en ese momento se dirigió bien poco al resto de los compañeros, pero da la casualidad de que ese mismo día en la tarde te la encontraste en una fiesta y la vistes gritando puñeta. Lo que observaste es un registro.
Son formas de hablar que utilizamos para diversas circunstancias. Así como está comprobado científicamente que todos somos distintos, también está comprobado que el comportamiento y personalidad de una persona varia por su ubicación y las personas que le rodean. Para ver más afondo lo que es un registro pensemos en la manera en la que un individuo se dirige hacia un bebé o un perro. Ahora tu como persona le hablarías con un “pero que cosita más bonita hizo mamita”, “amorcito mío bonito y precioso ven aquí cosita de mami” a la persona que emplee una figura de superioridad, como tu jefe. No, no lo harías, por lo tanto, es un registro. También ocurre en a manera en que un dirigente se dirige hacia sus jugadores, él no se dirigirá de la misma manera hacia sus hijos o la manera en que un reguetonero se dirige hacia su audiencia, no será la misma con la que él se dirija hacia el padre de su iglesia.
Los ejemplos brindados para comprender lo que es un registro son condicionados por dos factores muy importantes. Estos factores son conocidos como diastráctica y diatopico. Ambos están relacionados, pero son distintos. La condición diastráctica es como un individuo debe hablarle a una persona basándose en su posición profesional. Mientras que la condición diatopico es como nuestra forma de hablar cambia cuando nos localizamos en lguna dependencia geográfica.
Debemos admitir que nosotros como individuos de una sociedad en muchas ocasiones realizamos un cambio y no nos percatamos delmismo. Esto quiere decir que somos espontáneos, realizamos tantas cosas distintas al mismo tiempo que no nos damos cuentas de pequeños e incluso grandes detalles. Un cambio que podemos pasar por desapercibido es el acto de acostumbrarse a algo o el acto de adquirir un acento. Lo hacemos muy seguido, podemos pasar horas con un compañero nuevo en una localización lejos de casa y no hay duda que adquiriremos de ese individuo y lugar algún rasgo inconscientemente. En este caso influyó la condición diatopico y es interesante observar como a través de la comunicación podemos interrelacionarnos con tanta facilidad.

Advertisements