Antes de comenzar con la filosofía hindú, se debe conocer más sobre ellos. Comenzando con  su  conocida intuición central, de que la Realidad es Una, su arte, creencia sobre la “liberación” junto al renacimiento (samsara) que también va en conjunto junto al Karma, las vías para obtener la liberación; el yoga, el Bhakti, las divinidades más veneradas junto a la “gracia” (prasada) divina” y sus escrituras sagradas. Dentro de ese pensamiento que se puede subdividir en los conceptos mencionados, existen otros considerados como la base de “la realidad es una”. Ellos lo son la Realidad Última, Brahman, el condicionado y el incondicionado, es decir lo dual y no dual, (el sí mismo y el no-sí mismo) sus estados y maya. Estos junto al renacimiento, el Karma junto a sus clases y las vías para obtener la liberación son los conceptos que nos permitirán desglosar parte por parte la frase a estudiar hasta obtener su comprensión absoluta.

La institución central del pensamiento religioso hindú es el resultado de un pueblo que se ha dedicado a una búsqueda espiritual. La base de esa búsqueda, es su institución mental de que la Realidad es una. Es aquí donde el término Brahman, el Atman y por tanto Brahman-Antman hacen su aparición. La palabra “Brahman” se deriva de la raíz verbal sánscrita brh, que significa expandir y denota la entidad, donde su grandeza no puede limitarse o medirse. Es Satcitananda, donde sat es ser, cit es conciencia y ananda es bienaventuranza. Mientras que el Antman, el alma es el yo profundo del hombre e idéntico al Brahman. Es así que surge el Brahman-Antman, el único Absoluto, la raíz y el fundamento de todo, el Señor que rige y sostiene todo. El Brahman presenta una característica peculiar famosa la cual es el “Om”. Es la palabra que expresa la naturaleza (prakrti) de Dios, es todas las cosas. Se dice que ese fue el sonido que Dios emitió al crear el universo y ese sonido es el que sostiene al miso universo y todas las cosas no son más que “Om”. Su remanente es pronunciado como “Aum”, al desglosarlo casa inicial representa un elemento. Siguiendo el mismo orden, mundo sutil, mundo causal y el atman se mantiene suspendido hasta no escuchar la vibración final. Así concluye la concepción de que en la prakrti todos somos divinos.
El hinduista es un hombre de fe. La verdad en la cual cree el Hinduismo es que el hombre en la liberación no huye, sino que vuelve al seno de Brahman. Es decir, aquel hombre que viene al mundo estaba ya en camino desde la eternidad para aquel día y la eternidad es de nuevo el resto del camino que debe recorrer. Y como ahora, él ha salido del seno de Brahman a la superficie de la historia se mantendrá fluctuando en el océano, un fenómeno cósmico hasta que la “gracia” de la liberación lo regrese al seno de Brahman. Si no sucede ese acto de regresar permanecerás a merced del ciclo de nacimientos y renacimientos (samsara), como un náufrago, si no logras nadar de una ola a otra sin tocar la orilla. Así sucede con el individuo, no podrá salir del samsara hasta que no alcance lo Absoluto. Debemos mantener presente el dato que de que el hombre es empujado a la acción por el deseo (karma) y ese deseo nace del contacto con la realidad fenoménica. Se conoce como la ley del Kharma, una ley causal la cual parte de que toda la creación está ordenada conforme a una ley y no es fortuita, es decir no es al azar. Esta ley rige la retribución oral que actúa de modo correspondiente al acto que la ocasiona. En síntesis, el karma que proviene de la raíz verbal kr, significa actuar no es otra cosa que lo que mantiene a este mundo o al plano animal, desde donde las almas comienzan a ascender hasta llegar al plano humano. También es la coexistencia del prakrti y maya, que lo observaremos más adelante. El Verdanta distingue tres clases de karma. Saneita-karma, las simientes del destino ya almacenado por los actos anteriores y que con el tiempo botaran para formar una nueva vida. Agami-karma, las simientes que se juntaran si el individuo continúa el camino de la ignorancia de la vida presente. Por último, Prarabha-karma, será el que produce frutos en forma de acontecimientos reales incidentales hasta que termine la vida.

La reencarnación no es otra cosa que el viaje del atman hacia la perfección. Supongo que se preguntan si existe alguna manera que te dirija para deshacerte del Kharma. Si la hay y es el guru (jivamukta), liberador en la vida. Es una institución del Hinduismo tan importante como el Kharma y la reencarnación. El guru es la dirección que te conduce a deshacerte del Kharma para luego descubrir su verdadera naturaleza, Brahman. Su función es tomar las malas acciones ocasionado una disminución del mal Kharma implementando el bien Kharma a sus discípulos. Solo acuden a él aquellos que no les interesa, incumbe o importa lo que pudieron ser o lograron, solo desean progresar espirituamente. Los individuos que han alcanzan reencarnar, se consideran como guru. Se conocen como los liberados y en aparecen como avatares, una encarnación divina conocido como un salvador. Es importante que conozcamos que este proceso ocurre si y solo si es voluntario.

Por otra parte, el yoga también forma parte de la religión hindú. Significa unión y connota los medios e instrumentos para realizarla. Se han diversos tipos de yoga mediante los cuales Gita, aquel que lo ve donde quiera y ve todo de usted, no se pierde de usted ni usted de él, pues hace su aparición luego de haber establecido como unión la imagen personal de Dios. Será él quien viene al encuentro de su devoto y se realiza la liberación. Aquí es donde se encuentras las vías para obtener la liberación, a través del Karma-yoga, el Jnana-yoga y Bhakti. El Karma-yoga es el camino de la acción de aquel, que sabiendo exactamente que Dios obra en cada cosa, le confía a él toda su acción y la cumple sin apego a los frutos. Solo es instrumento de liberación al realizarse según la modalidad y el diseño de este divino sacrificio. De igual manera otro instrumento de liberación lo es el Jnana-yoga que es la ida del conocimiento. No se puede determinar como la simple reducción de la realidad fenoménica al impersonal Brahman mencionada anteriormente, sino que es la gracia de una revelación, la manifestación de un rostro inaccesible. Como último instrumento de liberación tenemos la vi de la Bhakti es una devoción perfecta. Se considera como el verdadero atman del Hinduismo.

Cuando se hace referencia a las divinidades del Hinduismo es para expresar a través de ellas y de las mitologías relativas los aspectos del único Dios. Algunas de estas divinidades son: Visnú, Krishna, Rama, su servidor Hanuman, Siva (Dios de la muerte, de la resurrección, destrucción y liberación), sus hijos Ganesha (Dios del conocimiento y la liberación) y Karltikeya (Dios del coraje y de la potencia). También Brahman, Agni, que viene de ignis significando ignición (Dios del fuego, lo que lo convierte en el mensajero de los dioses) y fue muy importante en su época, tuvo 250 himnos. También se encuentra Chandi (Diosa de la protección), Annapura (Diosa de la subsistencia), Soma (una planta que provee el néctar de la inmortalidad), su identidad se ha perdido, pero se conoce que es un alucinógeno que se hace de su uso comiéndolo, lo exprimía y te lo tomabas o lo exprimías luego un sacerdote lo tomaba y tú te tomabas su orín. La información que se tiene sobre Soma se debe mayormente a Wasson, quien en su libro establece con evidencia que su identidad es un hongo llamado “Amanita Müscarita”. entre muchos más. El alimento que se le ofrece a Dios y que el devuelve como don a los hombres es la prasada. Es “la entrega de toda acción a mí, consagrada enteramente a mi” o la ayuda real a todo aquel que provee su devoto. En cuanto a los textos sagrados de esta religión lo es el libro titulado: Autobiografía de un yoguí de Parahamansa Vagananda. Estos textos se dividen en las siguientes categorías: textos oídos, textos de la revelación, textos aprendidos y textos de la tradición. Otro muy famoso es tanto el Mahabharata y Ramayana, donde se encuentran las dos encarnaciones más populares de Visnú.

Para la época del Rig Veda, que tiene 1,028 himnos y es el más difícil de traducir, debido a que cada traducción es una propuesta gracias a las palabras polisémicas. Es aquí donde se encuentra el himno de Varuna, el primer intento fallido para crear una divinidad al estilo del dios judío. La realidad última es indescriptible, no puede ponérsele predicado. Es decir, no la podemos comprender. Es una infinitud que también se le conoce como Brahman o el Absoluto. A pesar de que no la vemos, la captamos sin la ayuda del intelecto ni de los sentidos. Nos podemos preguntar ¿por qué se intenta comprender algo indescriptible? Sencillo, todo se rodea por un carácter existencial, se intenta descubrir y explicar algo indescriptible porque si de alguna manera hemos surgido del fundamento del Ser debe haber algún camino para volver a él.

A Brahman se le describe por dos características clasificadas por Nirguna Brahman, Brahman sin atributos, por lo tanto, no dual, el no-sí mismo. Es decir, no es condicionado por maya. Saguna Brahman, Brahman con atributos, cualidades y predicados, por lo tanto, dual, el sí mismo. Es decir, condicionado por maya. Saguna Brahman está en libertad en crear los mundos y todas las cosas materiales. Tiene la libertad de crearlas, sostenerlas para al final absorberlas. Es decir, es un creador, preservador y destructor, conocidos como Brahman, Visnú, Siva. Debemos tener claro que estas dos no son entidades, sino dos aspectos de la misma realidad.
Maya es la ilusión que permite que se una lo dual junto a lo no dual. Es lo que los condiciona, como un velo misterioso que cubre la verdadera naturaleza de Brahman. Así como Dios por medio de ella se oculta en nuestra mente. Somos seres que emitimos ignorancia. Maya también es esa ignorancia, la primordial en nuestra verdadera naturaleza. Nosotros nacimos con ella, es inherente. Si eliminamos maya, se elimina Nirguna Brahman. Es una relación directamente proporcional. Hay dos maneras de considerarla, uno es samasti que maya es una y vyasti, donde maya es muchos. Tambien tiene dos poderes, el de ocultar y el de expandir.

El sí-mismo, está libre de mal, no tiene edad, carece de muerte, de dolor, de hambre, de sed entre otros. Junto a él se asocia la ignorancia individual la cual recibe el nombre de jivatman. La característica principal de la conciencia pura reflejada en el jiva es el yo-conciencia. Aquí Brahman y jiva trabajan en conjunto si eso cambia el sí mismo no podría tener el sentido de “yo”, hasta que jiva pasa a ser completamente idéntico a Brahman, así que se desvanece. El sí-mismo es una conciencia, donde tanto jiva como Saguna Brahman son manifestaciones de ella, solo que jiva carece del poder de señorio y está enredado con el mundo. Él mismo, es decir el jiva, en él se depositan las consecuencias de las acciones. Así como se encuentra el jiva también tenemos al paramatma que es un considero universal no individual como el jiva. También es el liberado en vida.

Se encuentra en el estado de vigilia, ensueño y sueño. En el primero, el de vigilia el sí-mismo está consciente del mundo común de los objetos externos en la que experimenta el mundo físico común con los hombres. En cambio, el estado de ensueño el sí-mismo continúa siendo desconocido y no hay una verdadera diferencia entre vigilia y sueño. El último estado es el sueño donde el individuo disfruta de una experiencia temporera como Brahman libre de temor y sufrimiento.

Cuando un individuo se realiza como Brahman quiere decir que descubrió la no dualidad. Es el proceso de la realización del sí-mismo o moksa que no es otra cosa que la liberación o salvación. El hombre tiene como meta conocer a Atman. El hombre que realiza el sí-mismo cuando se encuentra dentro del cuerpo es un jivanmukta, liberado para siempre de la ignorancia.
Así que, en cuento a la Ley del Karma y el renacimiento, ambos están consideraos como el mecanismo divino por el cual el jiva puede obtener su liberación. A través de los conceptos discutimos durante este escrito usted se puede percatar que todo gira es continuo, todo está interrelacionado de alguna manera u otra. Todo es Brahman, todos somos Brahman. Si deseamos ir más allá, que es lo recomendable sería factible leer la “Autobiografia de un yoguí”. Introduciendo todos estos términos podemos comprender y conocer más sobre la intuición del pensamiento religioso hindú, el cual siempre hará referencia a que la Realidad es Una.

Advertisements